Foto: Julieta Brancatto

Más de 50 lujanenses de barrios populares recibieron sus certificados de viviendas. Los vecinos resaltaron que el derecho conquistado les permitirá acceder a servicios públicos como agua corriente, energía eléctrica y gas natural.

A fines del año pasado, se realizó el primer relevamiento de todos los Barrios Populares de nuestro país, un trabajo que llevaron adelante organizaciones sociales, organizaciones religiosas y ONGs.

El programa nacional define que un barrio popular es aquel que reúne al menos a 8 familias agrupadas o contiguas, donde más de la mitad de la población no cuenta con título de propiedad del suelo ni acceso regular a dos, o más, de los servicios básicos.

El certificado de vivienda sirve de título suficiente para la acreditación de domicilio legal o fiscal ante cualquier autoridad pública nacional, provincial o municipal, entes y empresas privadas y permite solicitar y acceder a servicios públicos como agua corriente, cloacas, energía eléctrica, red de gas natural.

Desde el mes de septiembre se vienen entregando certificados de vivienda a diferentes vecinos de Luján. Hoy fue el turno de 50 lujanenses que accedieron a un derecho fundamental que les permite dignificar sus vidas.

Pedro Vargas, coordinador regional en el revelamiento de barrios populares, manifestó “hoy se presentaron más de 50 personas a retirar sus certificados pertenecientes a los barrios San Fermín, Ameghino y Villa del Parque. Además, lo que respecta a mi regional, estuvimos con el operativo en Mercedes, en Zárate y en Junín. Calculamos que 200 vecinos han retirado su certificado el día de hoy”.

“El programa sigue, hoy hicimos un operativo que se había suspendido el 20 de noviembre por lluvia. Vamos a seguir haciendo difusión en los barrios para que los vecinos se enteren que tienen la posibilidad de retirar el certificado. Han pasado más de 500 vecinos por ANSES a hacer trámites, y los funcionarios no les han avisado que podían retirar su certificado. Mañana vamos a hacer una difusión en la puerta del organismo” explicó Vargas.

“El cambio es general, una familia no puede estar viviendo sin los servicios básicos. Eso es un derecho adquirido y como organizaciones sociales y equipo de relevamiento que estamos discutiendo con el gobierno que esos servicios tienen que estar dados. La vida de una familia cambia drásticamente, son cuestiones que son fundamentales. Si hoy te pones a ver, los incendios son en barrios populares y asentamientos. Eso no puede seguir pasando. Si tenés una buena conexión de luz, donde los entes reguladores te dan el servicio como corresponde eso dejaría de pasar” concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre