Ladran Sancho trae en exclusiva los mecanismos que analiza implementar la empresa dueña de la termoeléctrica. A partir de la semana próxima el vecino de Luján verá desembarcos de ejecutivos, presencia en medios de comunicación mediante entrevistas o pauta, y hasta posibles acuerdos que involucren instituciones educativas. En este informe alertamos qué piensa hacer la empresa para ganarse la aceptación vecinal y frenar la resistencia.

¿Usted mira House Of Cards? Si no lo hace no importa. Lo entenderá rápido: en gran parte de la serie un morocho de sonrisa perfecta llamado Remy Danton es responsable de hacer lobby empresarial. En su trabajo, recorre el congreso y la Casa Blanca, rosquea, influye, negocia con el sector político. También con los medios, ofrece, filtra, opera a favor de inversiones que él necesita.

Pero Luján no es House of Cards, por más ganas de acción que se anhele. El Araucagate tiene sus particularidades, por lo que el tratamiento periodístico ético, y que evite los prejuicios, se vuelve fundamental para clarificar un conflicto que guarda tanto, preguntas sin respuestas, como tramas difíciles de asimilar. Al unísono transcurren llamativos errores de funcionarios que se intentan explicar como trampas de empresarios.

La verdad está en danza. Del modo que se haya dado, Araucaria Energy no quiere perder más terreno ante el avance firme de los vecinos organizados y el seguimiento de los medios de comunicación.

Atención al vecino, porque aquí se presenta un caso de estudio para el modo de entender errores groseros del empresariado novato que llega de la mano de los nuevos cambios políticos a nivel nacional.

En base a una inexistencia de conflicto al comienzo de la obra en nuestra ciudad, la firma creyó que todo sería más sencillo. En las oficinas de Avenida Libertador, puertas adentro de Araucaria Energy, la tortuga pasó caminando y se escapó. Pero saldrán a agarrarla.

Sin mediar con nadie de la comunidad de Luján donde piensan vivir diez años, Araucaria Energy siguió el rumbo meteórico que la llevó de la nada a colocar bonos en dólares, licitar, ganar y construir una central termoeléctrica de 150 millones de dólares. Descuidó operar en la prensa y en las instituciones, e intervenir en la percepción de los vecinos como hacen todas las empresas privadas cotidianamente. Pero a partir de las próximas semanas lo pondrá en ejecución.

Los mecanismos que todavía no utilizó Araucaria pero que piensa accionar a la brevedad son a los que accedió en exclusiva Ladran Sancho. Reconociendo la pifia enorme de un lobby no ejecutado a tiempo, ahora la empresa diagramó utilizar algunos ejes, los cuales ya considera que han funcionado en esta ciudad.

Lo harán apurados por las horas definitivas que comienzan a cotizar en dólares, y no es algo figurativo: por cada día que pase sin estar disponible después del 1 de diciembre, Araucaria Energy será multada en billetes verdes.

Los ejemplos que repetirá la empresa son tres modelos a los que LE ponen el ojo: el político, el comercial y el educativo o de investigación.

El primero busca repetir la forma de instalación que tuvieron en estos tiempos políticos foráneos. Figuras que no son de la ciudad pero que se fueron instalando a partir de presencia en la prensa local y del acercamiento a los distintos niveles de sociabilidad como clubes, hospitales, sociedades de fomento o todo tipo de instituciones de la ciudad. Recorridas, charlas, encuentro. Política empresarial lisa y llana.

Luego como segundo eje, la práctica comercial de pauta publicitaria en medios de comunicación. Los empresarios no regalan nada sin una necesidad y Araucaria no es la excepción. A partir del análisis que están haciendo de la comunidad de Luján decidirán cómo emprender el proceso publicitario en los medios de nuestra ciudad y para esto tienen tres aristas observadas que son: la experiencia inicial de los dueños de Eidico, el estilo todavía activo de los desarrolladores y publicistas del grupo de barrios privados creados por Naveira (Comarcas) y, el caso que más les cierra, la presencia mediática como “empresa responsable” de CCU (ex Brahma). Todos los ejemplos precedentes tuvieron o tienen presencia publicitaria mediática que el gigante eléctrico prevé copiar.

Estas tres y sobre todo la última son el faro que los guía y que han identificado actualmente en la oferta mediática local.

De esta manera, de la idea de “empresa responsable” ,emerge la tercera vía de mimetización con la sociedad lujanense. Ubicarse como agente de cooperación en el estudio o la investigación. Así Araucaria Energy mira de reojo a su vecino industrial: la fábrica de cervezas CCU (o como la conocemos los lujanenses, la ex Brahma).

Copiar el mecanismo de concursos de emprendedores donde participen los lujanenses, generar premios e incentivos, proponer becas, pasantías o convenios con la Universidad Nacional de Luján es pensado como una llave importante por parte del empresariado para  intentar mostrarse como un sector con raíces en nuestra ciudad.

Y es lo que propondrán en los próximo días, aprovechando la intención vecinal y municipal de que la UNLu participe en la discusión ambiental. Con intenciones diferentes, por supuesto, los actores involucrados (vecinos, gobierno y empresa) exigen, piden y buscan la presencia de la academia en el debate.

Pero, ¿quién podrá ayudarlos? Yo, la consultora.

Para semejante plan la empresa contrató ayuda. Una consultora boutique de comunicación, que se especializa principalmente en corregir errores que comenten las firmas importantes a la hora de realizar sus negocios e intenta mejorar el rumbo en situaciones de crisis. Para ello hacen relaciones con los medios y arman estrategias de comunicación y prensa.

En lenguaje empresarial o de negocios, Araucaria pagó por servicios de: asesoramiento en la relación con la prensa, líderes de opinión, influenciadores y demás audiencias. Identificación de noticias y adaptación para los distintos tipos de medios de comunicación. Búsqueda de espacios en los medios para la publicación y difusión de noticias. Generación de informes de clipping y monitoreo online de las noticias, tendencias, presencia, posicionamiento e imagen; y de lo que usuarios, consumidores o clientes están hablando.

Pero hay más, porque la consultora se encargará de proveer y analizar información política y estratégica a nivel de gobierno. Asistirá, asesorará y gestionará temas de interés ante las autoridades y las instancias gubernamentales pertinentes. Analizará la situación política y económica, como también el seguimiento y monitoreo que se realizará en el Concejo Deliberante.

En definitiva y para tomar nota: afectación de la imagen, prevención, afrontamiento, conflicto y protocolo de crisis son las palabras favoritas de la consultora que se prepara para moverse en Luján.

En este panorama, con más de dos semanas de conflicto en ascenso, los vecinos afectados y organizados, como también la comunidad educativa en alerta, sumado a las fuerzas políticas con preocupación en el ambiente y las organizaciones encargadas del cuidado ambiental, tendrán que enfrentar ahora también una maquinaria comunicacional empresaria.

Ardua será la tarea de dar la disputa de sentido que plantearán los nuevos y eléctricos vecinos que ya casi terminan la construcción de su casa sin permiso y fuera de la ley.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre