Foto: Victoria Nordenstahl

Desde temprano y durante varias horas el organismo de ambiente de la provincia de Buenos Aires recibió llamados y consultas de diferentes actores de Luján. La información más repetida durante la jornada recaló en la importancia del uso permitido del suelo, aval que no tiene Araucaria Energy luego de la derogación que logró la oposición en el concejo deliberante.

A un mes del inicio del conflicto que se desató ante la llegada de la central termoeléctrica y después del freno por parte de la oposición en el concejo que logró derogar la ordenanza que favorecía a Araucaria Energy, la opinión del Organismo Provincial para Desarrollo Sustentable se vuelve clave para el seguimiento del caso.

Según indicaron durante la jornada de hoy, el expediente de Araucaria Energy está en evaluación y desde la dirección responsable de analizar el impacto ambiental adelantaron a los vecinos involucrados que de ninguna manera se va a firmar la licencia ambiental si el municipio no realiza el cambio de uso del suelo. La información no fue comunicada mediante documento formal sino expresada ante el reclamo vecinal.

En caso de ser aprobada de manera positiva la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) se da continuidad a la entrega del Certificado de Aptitud Ambiental (CCA), pero para eso la central debe estar en una zona apta. En este sentido, desde el OPDS mantuvieron la línea expresada en el expediente de categorización donde calificaron como zona “no apta” al predio donde está la empresa.

Lo expresado por el OPDS revistió importancia para los vecinos afectados de Luján ya que siguen de cerca la clausura que sufrió en su momento Araucaria Energy en Pilar. Esta medida en la ciudad vecina se llevó a cabo en octubre y se realizó porque la empresa no tenía toda la documentación (según fuentes del OPDS el informe de impacto ambiental) a pesar que ya había comenzado con las obras.

De esta manera el concejo deliberante, que cambiará su conformación el próximo lunes, tendrá un rol fundamental a la hora de permitir un cambio como el que se dio el 6 de noviembre cuando en una votación de nueve contra ocho, se avaló la rezonificación necesaria para la instalación de la termoeléctrica. A su vez, dicho permiso fue derogado en la última sesión del año, donde en la previa se dieron amenazas vía acciones judiciales por parte de la empresa.

Tanto el ejecutivo como el bloque oficialista no abundaron las declaraciones y desde el gobierno municipal apostaron a los comunicados, de manera similar a lo que eligió empresa. Por otro lado, la reunión que el intendente prometió a los vecinos intentó ser llevada a cabo hoy, pero de modo apresurado y sin el tiempo necesario para que los afectados pudieran llegar al cónclave.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre