El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación tomó cartas en el caso Nevares y avanzó con la organización de trabajadores y denuncias en la delegación del Ministerio de Trabajo de Luján. La empresa no respeta las condiciones laborales ni higiénicas que se necesitan para producir en el sector alimenticio.

El caso Nevares va tomando cada vez más volumen con la aparición de nuevos despidos, la llegada de cartas documentos confirmando los despidos anteriores y las declaraciones de trabajadores que reafirman las pésimas condiciones de higiene y laborales que en la que se desempeñan.

A la lucha de las trabajadoras despedidas se sumó el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) que con la intervención de Andrés Morel pretende dejar atrás la política de vista gorda que practicaba Mario Miroglio.

Con una semana desde el desembarco de Morel enviado por el sindicato como interventor en el conflicto Nevares, el gremialista busca organizar y recuperar la legitimidad de STIA entre los trabajadores. En ese sentido, esta mañana, se realizó una asamblea en la puerta de la fabrica para respaldar a los trabajadores que quieran afiliarse y denunciar las condiciones laborales.

Luego de la asamblea, el representante de STIA hizo tres presentaciones en la delegación local del Ministerio de Trabajo  denunciando los despidos, las malas condiciones de trabajo y de higiene en la producción de los alimentos. Para ello, solicitaron una inspección de Seguridad e Higiene Laboral y una inspección laboral a realizarse con urgencia a fin de constatar el encuadre de la empresa al Convenio Colectivo de Trabajo.

“Denunciamos las irregularidades de la empresa en cuanto a las condiciones de trabajo y nos dieron fecha para la primera y segunda semana de agosto para tener las audiencias. Nosotros pedimos que la empresa se presente y de la cara ante toda esta situación” expresó Morel.

En su doble rol de patrón y regulador, la delegación del Ministerio de Trabajo ha manifestado una posición reacia para con los pedidos de inspección solicitados por el sindicato excusándose en inspecciones previas realizadas de oficio por la delegación.

A la larga lista de despidos también se les suma contrataciones irregulares, falta de aportes previsionales y cuotas sindicales y falta de pago a proveedores por parte de la Compañía Americana de Alimentos.

“Lo más urgente a resolver por el gremio son los despidos y las condiciones de trabajo. De no mediar una respuesta en lo inmediato es seguro que vamos a ir a una medida directa” concluyo el dirigente de STIA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.