Araucaria Energy emitió un comunicado para explicar el estado de situación de la termoeléctrica y sentar posición respecto a lo sucedido durante el martes. El Certificado de Aptitud Ambiental más la falta de conexiones impiden pruebas y puesta en marcha. La secretaría de Seguridad a cargo de Oberti también se expresó.

Vecinas, trabajadores, empresa y gobierno: el cóctel de versiones se carga día a día. Y a la denuncia de los vecinos por “trabajos en la central termoeléctrica”, se fueron sumando luego los comunicados de Araucaria Energy y de la Secretaría de Seguridad, que se acumulan a otro emitidos por el municipio y la empresa durante todo el mes de conflicto.

“A las versiones que circularon ayer respecto de la puesta en marcha de las turbinas, hoy se sumó una inspección municipal al predio, donde se pudo constatar que no existe posibilidad alguna de que las turbinas se pongan en marcha, ya que ni siquiera cuentan con las conexiones necesarias para poder hacerlo”, informó Araucaria.

En tanto que desde la Secretaría de Seguridad también comunicaron -de modo escueto- que: “En el día de la fecha, en horas de la mañana, inspectores fiscalizadores pertenecientes al área de Prevención Comunitaria, dependiente de la Secretaría de Seguridad de la Municipalidad, se presentaron en las instalaciones de la planta de Araucaria Energy S.A. Allí verificaron que no se estaban realizando tareas de construcción en la planta y que la misma como tal estaba completamente inactiva”.

Desde la firma que construye la termoeléctrica, expresaron además que “la empresa, por más intención que tuviese, no podría funcionar ni hacer prueba alguna hasta tanto cuente con todos los requisitos y licencias pertinentes”. Si bien no lo explica el comunicado, aquí hacen referencia al Certificado de Aptitud Ambiental (CAA) que debe expedir OPDS, el organismo provincial y el cual todavía no tienen.

Según los documentos internos de Araucaria, la empresa tenía previsto que podría haber un retraso en la entrega del CAA por lo que era esperado no iniciar las actividades el 1 de diciembre, como establece el contrato con CAMMESA. En este sentido, hasta los propios ejecutores de la obra establecieron que el 20 de diciembre recién se finalizaría “una parte de la obra”.

Finalmente, en otro de los pasajes, el comunicado menciona: “Como lo hemos informado anteriormente, desde el inicio de esta obra cumplimos con todos los requerimientos municipales y provinciales que fueron solicitados durante el trámite de autorización para la instalación y construcción de la planta, como también fueron entregados los Estudios de Impacto Ambiental (EIA)”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre