El ciclo Música en el Auditorio fue el escenario para el encuentro que reunió a grandes seguidores de la obra de Luis Alberto Spinetta. Conversamos con los invitados para intentar acercarnos a las historias detrás de la pasión por el flaco.

“Nos acabamos de conocer hace veinte minutos personalmente”, fue lo primero que dijeron acompañado de una sonrisa amplia los autores del libro Concierto en el Aire, quienes hace diez años se cruzaron gracias a Spinetta pero que por primera vez se vieron en persona en Luján. No son los únicos a los que el músico les regaló sorpresas en su vida. Jorge Kasparían, creador de La Biblia Spinetteana, también cuenta con emotivas historias desde que le rinde homenaje al flaco a través de estampados y telas.

En una fecha especial el Ciclo Música en el Auditorio conjugó gracias a la iniciativa de Daniel Segura, diferentes áreas artísticas originadas en un solo fin: rendir homenaje a la gran obra de Spinetta y compartir con los seguidores diferentes acciones y producciones que la pasión por su música despertó. A sala llena, la noche contó con la presentación de dos libros por parte de sus autores, moderada por el periodista Roque Di Pietro; una muestra de toda la discografía en diferentes formatos y el cierre con un seleccionado de músicos locales.

Foto: Julieta Brancatto

Jorge Kasparian es trabajador textil y el creador de La Biblia Spinetteana, un libro de cuatro tomos que reúne todos los discos, con tapa, contratapa, lista de temas y letras de las canciones de Spinetta. El proyecto, que tuvo su origen luego de la muerte del músico, tiene una particularidad: está “impresa” sobre tela mediante la técnica de serigrafía.

“A medida que uno va creciendo se va acomodando en base a lo que va sintiendo acá, en el chakra número cuatro (relacionado a corazón, según el hinduismo). Me pasó con Fito Páez primero. Sin embargo lo de Spinetta pasó por otro lado, yo lo escuchaba salteado. Y tuve la suerte cuando era joven de tener una persona amiga que me dió tres TDK de 90 y me dijo que escuche y le diga que era lo que más me gustaba. Cuando escuché Estado de coma pensé que el mundo se terminaba. Es una cosa gloriosa. Después te hacés más grande y decís ‘Invisible es la mejor banda del planeta’. Te das cuenta que hay una mutación y una evolución del tipo que me hizo ver que lo menos importante en Spinetta, paradójicamente, es la letra y la música, porque en toda su obra no hay nada librado al azar”.

“El otro día me preguntaron vos pensas que Spinetta es dios. No, sabes por qué, porque dios no puede tocar la guitarra como Spinetta” Foto: Julieta Brancatto

Desde hace más de dos décadas Jorge busca difundir la obra de Luis combinando su trabajo y su pasión; en 1995 “había hecho un libro en tela, y se lo había dedicado. Era un rejunte de cosas sobre él, ese no lo muevo mucho porque tengo uno solo. Se llama Superstición.

Más de veinte años después de esa prueba piloto Kasparian elaboró 200 ejemplares numerados y sin fines de lucro de La Biblia Spinetteana, que luego repartió entre sus familiares y amigos. Las obras también llegaron a los músicos que compartieron escenario y a los allegados que alguna vez trabajaron con Spinetta. Una vez que terminó su obra, averiguó a partir de las fichas técnicas de los discos los nombres de todos los participantes para poder localizarlos.

“Agarré la guía de teléfonos y empecé a buscar uno por uno, armaba el paquete y salía una copia por correo. Hasta que un día estaba en el taller y me llaman por teléfono ‘quiero hablar con Jorge de parte de Pomo’. Levanté el teléfono, y el tipo en 15 minutos me dijo todo lo que necesitaba escuchar en la vida. Imaginate lo fuerte que fue que de ahí surgió hasta un programa de radio del que hicimos casi 200 episodios todos dedicados al flaco”.

En el encuentro coleccionistas exhibieron sus discos en todos los formatos. Fotos: Julieta Brancatto

Así comenzó una odisea de encuentros entre los cercanos a Luis Alberto que se contactaron con él para agradecerle y pedirle ejemplares, y también de seguidores, que hasta le ofrecieron el 08 del auto a cambio de una copia de la biblia.

“Un día entra una carta de un tal Pototo. Entonces hablo con Dhani Ferrón para contarle, jamás me imaginé darle un libro, ¡es el bajista de Jairo! Nos hicimos recontra amigos y me abrió un montón de puertas. Otro día me sonó el celular, era la secretaria de la casa de la música; me dice que el jefe quería hablar conmigo. Le digo, ¿sí?. Del otro lado escucho, ‘estoy indignado con vos porque no recibí mi libro’. Y le digo, ¿quién habla?, era Rodolfo García, y ¡me trataba de usted él a mi!”.

Su admiración por Luis Alberto viene de larga data y fue mucho tiempo anónima. Durante años en cada hotel donde Spinetta se alojaba cuando iba a Córdoba, Kasparian pasaba y dejaba 30 remeras para el músico. En el último recital en la provincia mediterránea se tomó un minuto para agradecerle, lo invitaron al camarín luego del recital y no pudo aguantar estar tan cerca de Luis y se fue. Unos días después un asistente lo llamó para decirle “vos no sabés lo contento que se ponía cuando recibía tus remeras”.

En el encuentro coleccionistas exhibieron sus discos en formato vinilo, CDs y casetes. Fotos: Julieta Brancatto

En la actualidad Kasparian trabaja en una nueva obra con 14 tomos, que contiene, entre muchísimas cosas, un glosario con todas las palabras que Luis “nos enseñó”. Para eso tuvo que leer varias veces las canciones de punta a punta. En el proyecto trabajan cerca de 120 personas, de las cuales a la mitad no las conoce y con muchos de ellos nunca habló ni siquiera por teléfono.

“La cosa explotó y fluyó sola cuando me di cuenta que el único que me hacía falta no estaba más. Y hoy esto no tiene precio, y seguramente no tiene precio porque yo hice las cosas sin buscar ganar guita, nunca le puse precio. Porque después de mucho tiempo, el mejor regalo fue el recital de las bandas eternas. Lo mejor y lo peor, porque muchos nos dimos cuenta que después de eso no había más nada”.

Foto: Julieta Brancatto
Foto: Julieta Brancatto

En el escenario del auditorio del Museo de Bellas Artes también se encontraban los autores de Concierto del Aire (2017), libro que reconstruye la trastienda de Las Bandas Eternas, el mítico concierto donde Spinetta reunió en el escenario a todas sus bandas en diciembre de 2009, en el estadio Vélez Sarsfield para homenajear a todos los músicos que lo habían acompañado.

Escrito por Miguel Ángel Dente y Lucas Fernández repasa los preparativos y el desarrollo de esa noche única. La tapa fue elaborada por Pablo Lobato, reconocido ilustrador de la revista Rolling Stone que trabajó sobre una foto del propio concierto, donde aparece Spinetta con su guitarra y la ropa que vestía esa noche.

Concierto del Aire está constituido por decenas de entrevistas realizadas, en el programa “Mama Rock” de Radio Nacional Córdoba que conduce Fernández entre 2009 y 2016 a los músicos que compartieron escenario ese día con el flaco.

A partir de la reconstrucción de esa noche, y desde la voz de quienes lo rodearon en su carrera artística, los autores concluyeron que para Luis y sus músicos fue el concierto de sus vidas. “Y creo que también fue como una especie de ejemplo del anti-Spinetta porque él nunca miraba para atrás y sin embargo ahí lo hizo todo junto en una sola noche”.

“No hubo un programa en el concierto, era una incógnita. Era el recital de su vida eso está claro. Fue un hito para el rock argentino no solo para la obra de Spinetta”. Foto: Julieta Brancatto

“Cuando me enteré del concierto viajé de Córdoba a Buenos Aires y lo que quise hacer con el programa fue generar una expectativa con la audiencia, íbamos a cubrir el show. Lo único que sabíamos era que se juntaban Almendra, Pescado e Invisible”. Así en primera instancia fue tras el relato de los integrantes de esas bandas, y una vez realizado el recital y dado el impacto que había generado recogió el testimonio de todos los músicos que tocaron esa noche.

A esos testimonios se sumó un audio inédito: la grabación del concierto entero que les sirvió a los autores para ir hilvanando el desarrollo del libro. “Spinetta se encargó en el DVD, en lo que grabó oficialmente de borrar todo lo que dijo, que fue realmente muy emotivo, divertido, interesante y eso está retratado en el libro. Es más, de esas palabras se pudo rescatar a la gente que mencionó y no estuvo. Entonces aprovechamos para que ellos hablaran en el libro”.

“Para él fue el concierto de su vida, para los músicos también porque todos querían estar. Y creo que también fue como una especie de el anti-Spinetta porque él nunca miraba para atrás y sin embargo ahí lo hizo en una sola noche”. Foto: Julieta Brancatto
De izquierda a derecha: Roque Di Pietro, Miguel Ángel Dente, Lucas Fernández, Jorge Kasparian y Daniel Segura. Foto: Julieta Brancatto

A las entrevistas y el audio original del concierto aportados por Fernández, Dente contribuyó con sus investigaciones previas sobre Spinetta, la edición y diseño del texto. “El flaco le daba mucha bola a los músicos con los que tocaba. Siempre, en todas sus etapas. De hecho era uno de sus justificativos para hacer ese evento. Y veías que la palabra de ellos no aparecía en ningún lado. Entonces, acá falta algo. Y Lucas tenía ese material específico que era la palabra de ellos”.

Concierto del Aire terminó siendo un apéndice del libro de Dente, Ticher de Luz. “Me contacté con Miguel Ángel y en un momento le dije ‘tengo todo este material sobre el flaco, sobre las bandas eternas. Yo te lo doy, hace de él lo que quieras’. Y él me ofrece hacer un libro juntos. Me dio miedo, mucha incertidumbre, porque jamás había escrito un libro. Y él con el empuje y la generosidad me dijo ‘quédate tranquilo que con el material que tenemos se puede hacer”.

Luego las palabras dieron paso a la música y la noche culminó reviviendo canciones de todas las etapas de la obra del flaco de la mano de una verdadera selección local de músicos compuesta por Agustín Trípoli en guitarra, Maximiliano Mouchet en batería, Facundo Bugianesi en bajo y Rodrigo Giménez en teclados, guitarra y voz.

Mientras las historias circulaban, allí estaban, el libro, la biblia, las remeras, los libros de la colección Disconario, los cds, casettes y vinilos de Luis, todas excusas para hacer una parada en la rutina y encontrarse con personas que no persiguen otra cosa más que compartir su pasión sin esperar nada a cambio más que el disfrute mutuo de la obra de uno de los músicos más importantes de nuestro tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.