Foto: Victoria Nordenstahl

Para disertar sobre el escenario político y social latinoamericano, como también respecto a relación entre la educación popular y la universidad pública, el intelectual brasileño brindó el martes por la tarde jornadas en el auditorio de la UNLu y el Centro Cultural Artigas.

En dos encuentros amenos, y a sala llena, el reconocido educador e intelectual crítico compartió con la comunidad lujanense reflexiones sobre la actualidad política brasileña y latinoamericana vinculada a las organizaciones de base, el rol de la universidad pública y la importancia de orientarla a la educación popular.

El martes por la tarde Frei Betto llegó a Luján invitado por el Departamento de Educación de la Universidad Nacional de Luján (UNLu) en su visita al país. La primera intervención sobre la “Actualidad latinoamericana y desafíos para la organización popular” fue en la sede del Centro Cultural y Social José Artigas.

Frei Betto estuvo acompañado de integrantes de Movimientos Sociales hacia el ALBA, que le entregaron diferentes reconocimientos por “sus ideales, por el planteo en su forma de construcción de base, la necesidad de una ética revolucionaria, la construcción comunitaria y la articulación de la patria grande”.

Betto destacó la ética como fundamento de la lucha, antes de una cuestión teórica, política o ideológica. Foto: Victoria Nordenstahl

El encuentro inició con su relato sobre la visita a Lula Da Silva a la cárcel el 4 de junio, puntualizando en sus días la prisión de Curitiba y la reconfirmación de su candidatura, “Él solo tiene más apoyo en las encuestas electorales que la suma de todos sus oponentes. Si está en libertad seguramente va a ganar las elecciones”.

En cuanto a la situación del ex presidente y la corrupción, el educador popular lo consideró injustamente encarcelado por las pruebas que lo incriminan. “Es todo un juego. Hay otros que está comprobado que están incriminados en Lava Jato como el senador Aecio Neves que sigue ejerciendo su mandato de senador. El propio Temer, ha sido grabado cometiendo crímenes y sigue siendo presidente de Brasil. La justicia es una justicia de clase”.

En cuanto al contexto latinoamericano manifestó la necesidad de revisar los errores y reflexionar sobre eso; e identificó dos tareas a realizar: una evaluación crítica del proceso y seguir en la lucha con proyectos estratégicos a largo plazo. “Lo más importante es reforzar los movimientos popular, hacer trabajo de base, de educación popular. Solamente hay cambio si hay un pueblo consiente y movilizado. No hay cambios esenciales si no hay trabajo pedagógico de base”.

De ese modo, ejemplificó con el caso Obredecht donde el único gobierno latinoamericano que no recibió denuncias fue el cubano. “Hemos hecho conquistas fantásticas pero hemos cometido errores y los más graves, la corrupción. Fidel una vez me dijo, un revolucionario puede perder toda, la familia, tiene que estar en la clandestinidad, perder su empleo, los títulos, incluso a vida. Lo único que no puede perder es la moral, porque ahí compromete la cusa. Lamentablemente hubo compañeros que han metido la pata”.

Luego de su exposición hubo un intercambio entre el público presente y el intelectual sobre el colectivismo, la violencia, la pedagogía en la construcción de base y la posibilidad de pensar una réplica del proyecto de refundación estatal impulsada por Evo Morales en Bolivia.

Tejer lazos entre la universidad pública y la educación popular

Auditorio lleno: Betto combinó la filosofía, teología y teoría marxista para definir la actualidad universitaria. Foto: Julieta Brancatto.

En su segundo encuentro por nuestra ciudad, Frei Betto pasó por la UNLu para reflexionar sobre la universidad pública y su relación con la educación popular, el rol de la academia en la actualidad y su propuesta pedagógica estratégica.

De ese modo, inició la actividad con la comparación de la institución académica con los olimpos griegos “donde hay de todo”: desde la extrema derecha a la extrema izquierda, y desde las clases altas a las clases bajas. “Universidad es una palabra muy importante, sin embargo, ¿por qué es universidad y no pluriversidad? Porque se supone que tiene un proyecto común, pedagógico y estratégico. Las universidades con el tiempo han perdido la idea de ser un conjunto más o menos homogéneo”.

Así, con el paso del tiempo para el intelectual la institución se trasformó en un “banco del saber”, que los distingue por “propietarios del saber”, enfatizó. “Miramos a la gente que no pasó por la universidad como una gente ignorante, una gente que tiene unos conceptos primitivos, elementales y que no hacen ninguna contribución para el mundo”.

Luego de relatar una historia sobre médicos y una mujer cocinera de los territorios brasileros donde ejerció, Frei Betto relativizó los contextos y concluyó: “Un grupo de médicos en situaciones particulares dependen del saber de la cocinera porque si no cocina los médicos se mueren de hambre. Ahí, el saber de la cocinera está por encima de los científicos”.

El intelectual identificó la matriz predominante de las universidades públicas de occidente. Foto: Julieta Brancatto

De ese modo, el teólogo identificó determinados problemas generados por el rol de la institución. El prejuicio de clase “con la idea de que los que están en la universidad son más listos que otros”; la no valoración de la cultura popular remarcando que “aquellos que tienen cultura popular saben defenderse de nuestros prejuicios. No hay nadie que tenga más cultura que otro. Hay culturas distintas y socialmente complementarias”.

Y por último, identificó que la formación académica propone un alto nivel de capacitación técnica y científica, y un bajísimo nivel emocional. “Estamos perdiendo la posibilidad de transformar niños y jóvenes en personas maduras porque no hay formación emocional”.

Así, la disociación entre la universidad y la educación popular da lugar a la reproduciendo un pensamiento burgués. “En la educación popular la gente del pueblo habla de muerte, dolor, enfermedad, separación, fracaso, sexualidad, agresividad. Que son temas que hemos clandestinizado totalmente. Cuando se habla de la sexualidad, no se habla de la afectividad y amor”.

En ese recorrido reflexivo, el educador apuntó a una universidad que abra sus puertas para que el mundo popular ingrese y lleve sus saberes. “Muchas veces ellos tienen un saber pero no la capacidad de sistematizar el saber”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.