En un partido para el infarto el Canario igualó 3 a 3 frente a San Martín de Tucumán en el Carlos V y su permanencia depende de un milagro. Los dirigidos por la dupla técnica se encontraron dos veces en desventaja, remontaron un 0-2 y se fueron ovacionados por la gente que reconoció su entrega.

Lo que se vivió este domingo en el Carlos V fue una locura. Cuando el canario estaba contra el paredón esperando para ser fusilado, apareció un extra que tiende a salir en las difíciles y remontó dos veces un resultado desfavorable que lo estaba mandando al descenso. Si bien a Flandria el empate le sirve de muy poco, se aferra al milagro y no pierde las esperanzas de poder permanecer.

Estaba más que claro que el canario tenía que salir a buscar el resultado y fue justamente lo que sucedió. El conjunto de la dupla tomó rápidamente la pelota y en los primeros minutos acorraló a un San Martín que no había arrancado cómodo en la cancha. Con Pons y Matos presionando alto el canario asfixiaba la salida del ciruja que no podía pasar la mitad de cancha.

Sin embargo y, como habían estado practicando en la semana, el conjunto de Jáuregui sabía que el Santo iba a apostar por la contra rápida y de esta manera fue como llegó el primer gol a los 23 minutos del primer tiempo: pelota larga del arquero Arce para Gonzálo Rodríguez, que le ganó en velocidad a Randazzo, y definió tras la salida de Ruggero en la primer llegada a fondo.

Tres minutos más tarde y, luego de un ataque de Flandria, nuevamente partió la contra comandada por García sobre la banda izquierda que, la metió al área para Busse, quién fue el encargado de asistir a Claudio Bieler que solo la tuvo que empujar al fondo del arco. Un mazazo para Flandria que, lo fue a buscar, y se terminó descuidando en defensa.

Foto: Hernán Ruiz

Luego de los dos goles en contra el canario sintió el cimbronazo y desde allí fue todo del equipo ciruja, quién manejó el trámite del partido a su gusto, ganó la mitad de la cancha y hasta tuvo la chance de estirar la ventaja. Antes de irse al descanso Flandria iba a tener dos oportunidades para descontar, en la cabeza de Matos y de Pons, pero los disparos fueron al centro del arco y encontraron a Ignacio Arce que desactivó el peligro.

Para la segunda mitad la dupla técnica movió el banco y mandó a la cancha a Milton Zárate en lugar de Iván Ramírez y a Walter Ortíz, que ingresó por juan Cruz Randazzo, por lo que Mariano Puch quedó jugando de lateral, aunque con más peso en la ofensiva. Y sin dudas que los cambios fueron determinantes. El canario comenzó a tener más la pelota y nuevamente acorraló en un arco al ciruja que, pese a sufrir los ataque de Flandria, estaba agazapado y relamiéndose ante cualquier otra contra.

De esta manera el canario iba a llegar al descuento, tras varios minutos de merodear el área del equipo tucumano. Milton Zárate iba a tomar un rebote, encaró hasta el área mayor y pinchó la pelota para habilitar a Pons, aunque tras un rebote nuevamente le quedó la pelota a Zárate que definió con la punta del botín para meter al canario nuevamente en partido. Flandria no escatimaba en esfuerzos e iba con garra y corazón ya que con la derrota estaba perdiendo la categoría.

Y cinco minutos más tarde y, ya con un Canario más metido en el partido, iba a llegar la igualdad de la mano de Pons, luego de un robo en la mitad de la cancha que tomó Matos y asistió al goleador de Flandria que la colgó de un ángulo para que el canario soñara con la heroica.

Sin embargo, la alegría duró muy poco porque, en la primera que tocó, el recién ingresado y ex Flandria Franco Costa iba a poner nuevamente arriba al santo de Tucumán, tras una llegada en profundidad que derivó en un centro atrás y encontró al paqui en el primer palo, quién definió con pierna derecha tras la salida de Ruggiero, a los 37 minutos del complemento. Flandria parecía liquidado, pero lo iba a buscar con puro amor propio.

Pese a estar en desventaja luego de haber remontado un 0-2, el canario nuevamente iba a encontrar la igualdad a los 42 minutos del segundo tiempo, luego de un centro al punto penal de Zárate que despejaron hacia la banda izquierda, Pons la corrió, la volvió a meter al corazón del área, la pelota cruzó todo el arco y, sobre la punta derecha, apareció Bellone a la carrera y remató al fondo de la red para igualar el partido. Como si fuera poco, el canario iba a tener una contra en superioridad numérica en la última jugada del partido pero Pablo Bueno, quien no ingresó de la mejor manera, terminó equivocando el pase final y Dóvalo dio por terminado el encuentro.

Si bien el punto no le sirve de mucho a Flandria le permite, matemáticamente, seguir soñando, aunque deberá ganar los dos partidos que le quedan y esperar varios resultados. Muy difícil pero no imposible y ya el canario dejó demostrado que no será tan fácil doblegarlo.

Formación: Mauro Ruggiero; Juan Cruz Randazzo, Diego Sosa, Alejandro Cabral, Andres Camacha; Mariano Puch, Mauro Bellone, Iván Ramírez, Diego Medina; Luciano Pons y Sebastián Matos. DT: Sergio Gómez y Fabio Orsi.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.