Foto: Ladran Sancho

Este domingo el parque San Martín volvió a ser sede de uno de los talleres propuestos por la Asamblea de Adolescentas Feministas. Con la presencia de varias mujeres y cuerpos feminizados se habló y debatió sobre géneros y lenguaje inclusivo.

“Piensen y visualicen un grupo de abogados”, propuso una de las talleristas para abrir la jornada. “¿Ya los tienen? Bueno, ¿cuántas de ustedes los imaginaron hombres y vestidos de traje?”, dijo ante la mayoría de manos que se levantó automáticamente. De esta manera y ante las miradas de complicidad de la veintena de mujeres que participaron de la tarde, se abrió el taller de lenguaje inclusivo que organizó la Asamblea de Adolescentas Feministas este domingo.

Lucía Felice y Mila Merande fueron las encargadas de coordinar el debate e intentar despejar las dudas que se fueron planteando durante la tarde. “Fuimos convocadas por las chicas que querían tener este taller”, explicaron. De esta manera, propusieron varios tópicos para trabajar.

A partir del análisis de títulos informativos, publicidades, frases hechas y textos literarios e históricos; revisaron cómo se transmite ideología a través del lenguaje y qué lugar tiene la mujer dentro de esa lógica.

“En la escuela, cuando hay reuniones siempre nos dan la invitación que empieza con señores padres. Pero después van todas mujeres a las reuniones. Entonces yo lo cambio con lapicera”, problematizó una de las pibas, lo que abrió el debate sobre el uso del lenguaje en la cotidianeidad y cómo las instituciones y los medios de comunicación se convierten en generadores de opinión pública y sentido común.

Taller de géneros y lenguaje inclusivo, organizado por la Asamblea de Adolescentes Feministas de Luján. Foto: Ladran Sancho

“La escuela es un lugar donde se dan mucho este tipo de situaciones, porque tiene que ver con el uso castellano, el cual tiene un uso genérico que es masculino, lo que hace que se reproduzca ideología más allá de las intenciones que podamos tener”, aclararon las talleristas.

El principal objetivo del espacio fue poner en debate, para posteriormente intentar dejar de lado el pensamiento binario del lenguaje de hombre-mujer como ejes rectores del habla hispana. “Es una pelea constante con nosotras y nosotros mismos, para deconstruirnos. Necesitás muchas herramientas”, cuestionaron las chicas. “Yo creo que igual nunca nos terminamos de deconstruir porque es un proceso dificultoso en el que la sociedad y la cultura predominante, en general no acompaña” agregó otra.

Finalmente se dio una reflexión que entendieron como enriquecedora alrededor de su propio nombre: asamblea de adolescentas feministas. Esto abrió la discusión sobre el uso de la letracomo genérico, una propuesta del movimiento feminista y algunos ámbitos académicos que piden revisar el lenguaje sexista.

No existe una única verdad sobre nuestro lenguaje pero sí un acuerdo que actualmente se está discutiendo. Una base para el debate es el artículo La lengua degenerada de Sol Minoldo y Juan Cruz Balián para El gato y la caja, donde se da una explicación detallada, acompañada de estudios e investigaciones que plantean varios argumentos a favor del lenguaje inclusivo, un camino que las adolescentas comenzaron a recorrer este fin de semana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.