Una chica de nuestra ciudad denunció vía Facebook el acoso que sufrió su amiga por parte de un colectivero de la línea local. El caso se viralizó y salieron a la luz más situaciones. La Comisaría de la Mujer se negó a tomar la denuncia y Defensoría de Género salió a bancar: “Queremos viajar sin miedo”, reclamaron.

Desde hace unos días la denuncia de una joven a través de Facebook puso en alerta al resto de las mujeres de nuestra ciudad.  En su  mensaje una chica menor de edad comentó una situación de acoso que había vivido su amiga por parte de un colectivero de la línea 501. 

En el transcurso de las horas, los testimonios comenzaron a multiplicarse y ya no era una sola piba la víctima. En las denuncias que las chicas realizaron mediante las redes sociales, contaron que el chofer señalado les ofreció desviar el recorrido para “acercar” a una de ellas a algún punto, a otra le dirigió palabras inapropiadas mientras regresaba de la escuela, a otra le hizo mención sobre lo que le provocaba su belleza y hasta se atrevió a impedir que una de ellas bajara del colectivo hasta que le respondiera varias preguntas.

Ante esta situación la Defensoría de Género de Luján comenzó a ponerse a disposición de las chicas y sus familias de cara a contenerlas y ayudarlas, como también de corroborar más casos. Así, según explicaron desde la organización, a medida que pasaron los días y las denuncias se fueron difundiendo en las redes y cadenas de Whatsapp, más de 15 mujeres acercaron “su experiencia inolvidable con este chofer pero también con otros choferes”.

Desde la Defensoría elaboraron un comunicado para informar de la grave situación que están pasando las pasajeras en algunos de los recorridos locales. En el texto difundido explicaron que hace varios días circula en las redes sociales de Luján la foto de un chofer de la línea 501, trabajador de la empresa 11 de junio, acusado de acosar a varias jóvenes de Luján, mujeres menores de edad en su mayoría.

#Cuéntalo: en Luján las mujeres también salen a denunciar a los acosadores. En pocos días se sumaron 15 denunciantes.

Pero no solo eso: varias integrantes de la Defensoría de Género así como otras militantes de organizaciones de mujeres, se comunicaron con la empresa de colectivos 11 de junio, quienes les negaron que los hechos hayan sucedido y que le creen al chofer, minimizando las denuncias y dando una respuesta insuficiente, que es cambiarlo de recorrido.

Además de la empresa, la organización apunta al Consejo Escolar e Inspección Escolar. De hecho desde la Defensoría aguardan la respuesta al pedido de reunión que le hicieron a la presidenta del Consejo Escolar Viviana Flosi. “Queremos que den una respuesta por la seguridad de las pibas que van y vuelven del colegio”, evidenciaron.

El caso suma puntos preocupantes ya que la empresa desoye los reclamos y la Comisaría de la Mujer se negó a tomarle la denuncia por acoso a una de las pibas, un derecho fundamental de la víctima. Ante el desamparo de las instituciones estatales, las mujeres organizadas nuevamente salen a denunciar las violencias que se sufre diariamente.

“Fomentamos que las mujeres puedan tomar en sus manos el escrache a las masculinidades que ponen en riesgo nuestra integridad como conjunto como así también el escrache a instituciones, empresas, jefes y funcionarios del estado que decidan mirar para el costado cuando exigimos políticas concretas de prevención”, argumentaron al señalar a la empresa.

“Hace más de tres años que nosotrxs nos organizamos en Defensorías distritales para alentar la justicia popular, el escrache y la autodefensa en todas sus formas para enfrentar al capitalismo patriarcal. No queremos dar un solo paso atrás en la defensa de nuestras compañeras, queremos seguir interpelando y confiando unas en otras. Por lo que sufrimos, por lo que disputamos y por lo que reivindicamos: ¡lucha y autodefensa feminista! nosotras les creemos”, finalizaron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.